miércoles, 18 de mayo de 2011

ANEXITIS

Anexitis

Dolor, pus y mal olor


Anexitis como su nombre lo indica es la inflamación de los anexos al útero y éstos son los ovarios y las trompas de Falopio. Cuando se produce sólo la inflamación de estas últimas, la enfermedad se conoce con el nombre de salpingitis. Pero tanto la anexitis como la salpingitis forman parte de un cuadro más amplio llamado proceso inflamatorio pelviano, que es la inflamación de los órganos genitales internos, secundario a infecciones, ya sea de agentes de transmisión sexual, como secundario a complicaciones de procedimientos quirúrgicos del ùtero (biopsias de endometrio, inserción de dispositivos intrauterinos, legrado o raspado uterino).

Diagnóstico y tratamiento


El diagnóstico de anexitis se hace fundamentalmente en el control ginecológico cuando la mujer consulta por presentar los síntomas típicos (flujo de mal olor y de color extraño). “Este examen consiste en la aplicación del especulo en el cuello del útero con el que se permite observar el flujo de pus saliendo desde el interior del útero hacia afuera. Luego se realiza el examen de tacto vaginal que evidencia la presencia de dolor al palpar el útero y los anexos. El rol de laparoscopia es importante para confirmar en casos dudosos, además ayuda a remover rápidamente la gran cantidad de pus alrededor de trompas y ovarios. El tratamiento principal de la anexitis se basa en el uso de antibióticos, entre los más usados destacan la doxicilina por vía oral, y por vía intravenosa si utiliza clindamicina con gentamicina si la mujer debió ser hospitalizada dada la gravedad del cuadro”, indica el gineco-obestetra.




Las complicaciones de la anexitis o de la salpingitis o de cualquier infección que genera el proceso inflamatorio pelviano son fundamentalmente tres. “Ésta al dañar las trompas de Falopio aumenta el riesgo de infertilidad porque son ellas las que permiten el paso del ovulo para lograr un embarazo, por lo tanto si están quedan dañadas, cicatrizadas, obstruidas dificultarán la fertilidad que va a depender de la severidad y de la cantidad de episodios de proceso inflamatorios pelvianos que tenga la persona. Otra complicación es que aumenta el riesgo de embarazo ectópico (fuera de lugar) y es muy frecuente que el embarazo se produzca en la trompa y es muy probable que ésta se rompa y se genere una hemorragia en la madre y el embarazo generalmente se pierde y la madre corre riesgo de morir. Y el tercero es el dolor crónico que se llama algia pélvica crónica”, advierte el especialista en medicina materno-fetal.

Dr. Fernando Abarzúa, gineco-obstetra
Jefe Unidad Medicina Materno Fetal
Depto. Obstetricia y Ginecología
Por Carolina Ruiz Pizzi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada